Rutinas vs Rituales

single-image

Diferencia entre rutinas y rituales

Una rutina es aquello que haces de manera repetida. Mecánica. Casi automática. Es aquello que sencillamente haces y haces y haces… Sin pensar mucho en ello. Un ritual es otra cosa. Son acciones que realizas con orden. Acciones que te proporcionan calma, bienestar, seguridad… Es aquello significativo para ti que te hace conectar con el momento presente.

Entre una rutina y un ritual nosotros…. ¡lo tenemos claro!. Ya sea para tu cuerpo o para tu alma es preferible parar y tomar consciencia de lo que hacemos. No es lo mismo una rutina de belleza (habrás visto a mil influencers hablando sobre ello) que un ritual de belleza. No es lo mismo una rutina al irse a dormir o despertar que un ritual para ello.

Hoy queremos compartir contigo varios significados y ejemplos de rituales para cuidar de tu cuerpo y de tu alma de manera consciente. Desde el presente.

Un ritual para tu cuerpo

Un ritual para tu cuerpo

  1. Colócate delante de un espejo en un lugar tranquilo. Enciende una vela y prepara, sobre una superficie lisa todo lo que vayas a necesitar para este ritual. Te aconsejamos tener a mano: un cepillo para el pelo, tu serum y crema de noche, un masajeador facial para ayudar a penetrar la crema, una crema de manos y un labial de vaselina.
  2. Busca una playlist relajante. Algo de música que te guste y te lleve a un estado tranquilo. Nosotros te proponemos Sade.
  3. Empieza a cepillar tu pelo mientras te miras al espejo y te observas. Mientras te cepilles el pelo imagina que vas sacando de ti todo lo malo del día. Solo te quedas con aquello que te aporta y te desprendes de lo que no necesitas.
  4. Una vez tengas el pelo bien cepillado pasas a aplicarte tu serum y crema de manera consciente. ¿Cómo? Analiza como tus dedos tocan la piel de la cara cada vez que aplican la crema. Aplícala con cariño, mimándote y acariciándote.
  5. Coge el masajeador facial que prefieras y haz movimientos para mejorar la penetración de la crema en tu piel.
  6. Aplica un poco de vaselina en tu labios y concéntrate en los movimientos que hacen tus labios uno contra el otro para aplicar bien el labial.
  7. Dejamos la cara y pasamos a las manos. Acabamos este ritual con la crema de manos. Aplícala y haz movimientos pasándola entre los dedos al menos durante 4 minutos. Inhala y exhala. Relájate y deja que los pensamientos fluyan.
Ver productos para el ritual

Un ritual para tu alma

Un ritual para tu alma

Meditación para un té consciente

  1. Lo primero es buscar un espacio que nos transmita y aporte tranquilidad, comodidad y en el que poder estar sin interrupciones. Apaga tu teléfono móvil y coloca aquello que vayas a necesitar para preparar el té en una mesa despejada.
  2. Pon las hierbas en el filtro y añade agua poco a poco. Mientras el té se infusiona lleva tu atención a la postura de tu cuerpo. Estira tu espalda, lleva los hombros hacia atrás y relájate. Siente las sensaciones de tu cuerpo.
  3. Inhala y exhala de manera profunda dos o tres veces. Deja que el aire entre y salga de tu nariz de la manera más natural posible. Siente como el aire roza las fosas nasales y trata de relajarte con cada exhalación.
  4. Cuando la infusión esté preparada, retira el filtro, coge la taza y nota su temperatura.  Observa detenidamente cómo se mueve el té y el humo que desprende.
  5. Es el momento de probarlo. Da un sorbo pequeño y toma consciencia de cómo el líquido roza tus labios. Pon el focus en la temperatura, la humedad y cualquier otra sensación que aparezca en tus labios y boca.
  6. Bebe de nuevo. Esta vez puede ser un sorbo más grande y date cuenta cómo desciende el té por la garganta, del calor, humedad, sonido y cómo desaparece de nuevo. Cada sorbo debe ser saboreado como si fuera el primero.
Ver productos para el ritual

Cuida de ti. Regálate cualquier ritual con nuestra colección de olor, de infusiones y productos de bodycare.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

You may like