Natura Blog

ROMPEDORA DE LADRILLOS

La rompedora de ladrillos

Aquí os comparto esta historia de una realidad: el trabajo excesivo, apenas remunerado y agotador al que muchas personas se ven obligadas, en áreas de insoportable precariedad. Lo más sorprendente, recuerdo, es que, pese a la dureza de su trabajo, la capacidad de reír y de alegrarse de esa mujer estaba intacta. Era, con mucho, superior a la que he visto, en muchos casos, en personas que jamás se han visto sometidas a ese esfuerzo. Pobreza, resignación y sobreexplotación... muchas veces van unidas. El milagro es que, por encima de ellas, la sencillez, la alegría y la humildad, muchas veces, subsisten.
Ver más
BURKINA FASO 2017 - BOURA - MOULIN A GRAIN (HUBERT)

Mi trabajo es el camino

Trabajo infantil. Todo lo que se pueda decir para combatirlo o para justificarlo parece estar dicho. Sin embargo, duele tenerlo enfrente. A mí me duele. Un niño. Una niña. Con obligaciones de adulto. Con necesidades elementales insatisfechas. Con muchos derechos cancelados. Empujando su vida con esfuerzo. Cada vez que veo trabajar a uno de esos niños sufro. Cada vez que le veo reír, mi alegría es muy grande.
Ver más
LOS VOLUNTARIOS

Los Voluntarios

He conocido a muchos y, en casi todos ellos, he visto el trabajo incondicional, la fuerza y la esperanza. He tratado de sintetizar esos valores - impagables en situaciones de crisis, como las que ahora mismo viven tantos refugiados y expatriados - en este pequeño texto. Que expresa mi gratitud por su labor. Y debería poder expresar la de todos.
Ver más
UN LARGO CAMINO

Un largo camino

En África las mujeres trabajan muchísimo, es difícil verlas ociosas porque siempre tienen algo que hacer. Y sus responsabilidades son tantas y sus compensaciones tan escasas, que se les pasa el tiempo deprisa. El tiempo se les echa encima, las maltrata y las envejece. Yo reivindico el derecho de esas mujeres a ver compartidas sus obligaciones con una mayor equidad. Y a disponer de más tiempo libre para dedicarlo a las personas y a los hechos personales de su vida. Sé que va a ser difícil que se dé ese cambio. Pero sé que, sin duda, tarde o temprano se va a dar. He escrito la historia en primera persona: la mujer (una persona de edad, cargada como un mulo porque no le está permitido dejar de trabajar) narra algunos hechos de su vida que acaban formando una secuencia vital.
Ver más