Los meses del hambre en Angola – Premio Natura

single-image

Desde la fundación Codespa, uno de nuestros ganadores de este año del Premio Natura, nos envían un resumen del proyecto ganador «Bidones contra el hambre».

Desde la fundación Codespa, uno de nuestros ganadores de este año del Premio Natura, nos envían un resumen del proyecto ganador «Bidones contra el hambre».

27 años de guerra civil en Angola, la han convertido en la guerra más larga de África. Esto ha supuesto que los angoleños hayan perdido sus hogares, sus cosechas, al fin y al cabo, su vida. A pesar de que Angola es un país rico en recursos naturales, donde la agricultura siempre ha sido una importante fuente de ingresos, perdieron sus conocimientos, experiencia e infraestructuras para poder vivir del campo y de lo que éste les ofrecía. Como consecuencia, muchos alimentos básicos tienen que ser importados y sólo algunas personas pueden tener acceso a ellos.

cicatrices-de-la-guerraCicatrices de la guerra

Hoy en día, el hambre es uno de los principales problemas del país: más de la mitad de la población, el 54,8%, se encuentra en situación de pobreza extrema. Según el Índice de Desarrollo Humano, Angola se sitúa en la posición 148 del mundo de un total de 182 países. Al terminar la guerra, se apostó por un crecimiento rápido del país, importando alimentos básicos a precios muy altos y provocando un alto coste de vida. Un coste de vida a la que los campesinos más vulnerables no tienen acceso.

En el caso de Huambo, se trata de una de las provincias más afectadas por la inseguridad alimentaria de Angola. La guerra civil golpeó duramente esta provincia y en la actualidad, el 92,5% vive en situación de inseguridad alimentaria, siendo grave en el 47,50% de los casos. Esta situación afecta, principalmente, a los niños menores de 5 años, que al no ingerir unas cantidades suficientes de proteínas y calorías, sufren desnutrición.

Casi la mitad de la población de Huambo vive en zonas rurales y el 76% se dedica a la agricultura. Una actividad que, por los datos mencionados anteriormente, no es suficiente para poder alimentarse y vivir de una manera digna. Uno de los factores que más incide en la inseguridad alimentaria es que no disponen de infraestructuras adecuadas para poder almacenar alimentos y mantenerlos para los denominados “meses del hambre”. Se trata de los meses de diciembre, enero y febrero, en los que los campesinos están produciendo las nuevas cosechas pero en los que ya han agotado las cosechas de los meses anteriores, por lo que no disponen de alimentos para poder alimentarse de una forma adecuada. Esto provoca que haya que recurrir a la importación de los alimentos básicos. Algo a lo que las familias campesinas no pueden acceder debido a sus bajos ingresos económicos.

En las zonas de la provincia de Huambo donde trabaja CODESPA, el 69,1% de las familias no consigue almacenar alimentos más de cuatro meses después de la recogida de la cosecha. Esto se debe a que utilizan sacos de rafia y silos creados con hoja de palmera. Con estos sacos, los campesinos tienen unas pérdidas de hasta el 55% de sus cosechas almacenadas debido a que no tienen las características adecuadas para conservar el alimento.

Gracias al apoyo de Natura, CODESPA va a poder seguir trabajando para cambiar esta situación. El objetivo es que estos campesinos puedan acceder a un sistema de almacenamiento de bajo coste que les permita poder guardar sus cosechas durante más meses y así garantizar que disponen de alimentos suficientes para pasar los “meses del hambre”.

formacion-uso-bidonesFormación del uso de los bidones

Más información sobre el proyecto aquí:

http://www.codespa.org/proyectos/el_reciclaje_de_bidones_alimenticios_permite_a_las_familias_almacenar_sus_cosechas_y_alcanzar_la_seguridad_alimentaria?offset=0&country=angola

Dejar un comentario

avatar
  Subscribe  
Notify of

You may like