El Hijo

single-image

El Hijo – Guinea Bissau

Llegó corriendo, tambaleándose desnudo, entre gallinas, calabazas y chozas picudas.

Iba dando saltos pequeños porque tenía prisa.

Llegó hasta donde estaba su madre, sentada frente ala cocina.

Se trepó en ella, se acomodó tan bien como se lo permitieron el apuro y el hambre.

Buscó su pecho, cerró los ojos y empezó a comer.

La madre apenas se movió y siguió pelando verduras.

Pepe Navarro

Dejar un comentario

avatar
  Subscribe  
Notify of

You may like