Natura Blog

ROMPEDORA DE LADRILLOS

La rompedora de ladrillos

Aquí os comparto esta historia de una realidad: el trabajo excesivo, apenas remunerado y agotador al que muchas personas se ven obligadas, en áreas de insoportable precariedad. Lo más sorprendente, recuerdo, es que, pese a la dureza de su trabajo, la capacidad de reír y de alegrarse de esa mujer estaba intacta. Era, con mucho, superior a la que he visto, en muchos casos, en personas que jamás se han visto sometidas a ese esfuerzo. Pobreza, resignación y sobreexplotación... muchas veces van unidas. El milagro es que, por encima de ellas, la sencillez, la alegría y la humildad, muchas veces, subsisten.
Ver más